Conoce lo que publicamos anteriormente

6 ene. 2011

Esas poblaciones carecen de un gen que produce la enzima 'aldehído deshidrogenasa', que metaboliza el alcohol en el organismo. Sin esa enzima, al beber "se produce una reacción tan fuerte que la gente no prueba el alcohol", explicó el médico de la Universidad de Chile, Juan Asenjo, jefe de los investigadores, a radio Cooperativa.
La vacuna por tanto incrementaría los mareos, la sensación de náusea y la vasodilatación en los adictos. "Con la vacuna, las ganas de tomar van a ser muy pocas por las reacciones que va a tener", dijo el médico.
El principio ya fue probado con éxito en ratas alcohólicas, en las que disminuyó el consumo de alcohol en un 50%. "La idea es que en los seres humanos disminuya el consumo de alcohol entre un 90 y un 95%", agregó.